Espuma sustituye al unicel

Lunes, 06 Noviembre 2017 23:08
En México se producen anualmente 350 toneladas de unicel, uno de los materiales más contaminantes del mundo, ya que tarda cientos de años en desintegrarse.

Img semillas de tamarindoEs por ello que en el Instituto de Investigaciones Materiales de la UNAM, se desarrolla un producto hecho con la semilla de tamarindo para producir una espuma biodegradable que sustituya el poliestireno, materia prima del unicel.

Alfredo Maciel Cerda, encargado del proyecto, nos comparte los detalles:

“Hemos estado trabajando en el desarrollo de nuevos materiales que tengan que ver con polímeros de fuentes naturales, que tienen la ventaja de que son biodegradables. Y que en este caso, es un producto que no compite con los alimentos; ya que la semilla de tamarindo en México se desecha en las empresas que producen pulpas o dulces, y entonces lo que se hizo fue modificarlo químicamente para que pudiese tener mejores propiedades que las originales y pudiese ser algo novedoso”.

Actualmente el proyecto se encuentra en etapa de desarrollo, la cual consiste en conseguir la estabilidad de las espumas y evitar que se sequen; el siguiente paso será obtener una mayor cantidad del material.

“Bueno, la aplicación sería tenerlo en forma de bloques, listos para ser usados en paneles laminados de 1 metro de ancho por 2 metros y medio, que es lo que más o menos se maneja en los industriales. Eso sería el proyecto a largo plazo, pero estamos precisamente a la mitad de ese proceso, en el que llevarlo a la industria se requiere todavía de financiamiento. Porque interés y aplicaciones hay muchas, estamos en esta etapa en la que vamos a ir paso a paso hasta que se logre obtener el material ya terminado. En forma de lámina sería una manera inicial, pero también debemos de pensar en fabricar los moldes para obtener recipientes que ya puedan servir para envasar productos o para obtener desechables como vasos, platos. También sería parte del proceso que está por venir”.

Maciel destacó que se considera el uso de  este material para aplicaciones biomédicas, como adhesivos para algunos implantes y otras aplicaciones en el área.

Con respecto  a los costos, el especialista dijo que falta realizar el estudio de mercado para determinarlos, sin embargo, se prevé que el producto  será accesible, ya que la  semilla de tamarindo se puede obtener a un bajo costo.

Radio UNAM, Virginia Sánchez.

 

Más en esta categoría: « Biodiésel

Lo Último Blog